Ciberataques disparan la oferta de productos que inhiben ondas

Ciencia y Tecnologia 09 de septiembre de 2019 Por
Silent Pocket vende un maletín discreto que cuenta con la particularidad de inhibir prácticamente cualquier señal inalámbrica de los dispositivos
ciber

Existen accesorios que hacen invisibles los dispositivos tecnológicos con conexiones inalámbricas a cualquiera que quiera espiar en ellos. La comunicación por ondas electromagnéticas es cómoda, pero también evita que haya que acceder de manera física a un aparato para leer su información.

Un ejemplo de esto son las fundas para llaves de coches con efecto de jaula de Faraday, que frena la propagación de señales electromagnéticas. Algunas de estas llaves inteligentes emiten señales que pueden ser interceptadas y crear una réplica del código que abre el automóvil.

El uso de esta clase de accesorios puede ser algo exagerado. Al fin y al cabo no es tan sencillo ni tan corriente que alguien pueda o quiera "hackear" un teléfono o una computadora. Al menos, claro, que se sepa de antemano que este contiene información importante.

Silent Pocket cuenta con una buen surtido de carteras, billeteras e incluso bolsos para mujeres que cuentan con protección RFID. Esta sirve para lograr que no se pueda leer con un lector la información que incorporan los chips NFC de las tarjetas de crédito.

Aunque lo cierto es que esto no es tan sencillo, la verdad es que en ciertas circunstancias se podrían provocar situaciones de riesgo por el uso de esa tecnología de pago inalámbrica.

En cualquier caso siempre existe la posibilidad de configurar con la aplicación del banco que deba confirmar el pago con la tarjeta en cuestión. O recurrir a métodos de pago con el teléfono como Apple Pay o Google Pay.

Silent Pocket vende un maletín faraday discreto que cuenta con la particularidad de inhibir prácticamente cualquier señal inalámbrica de los dispositivos que están en su interior. Las señales de teléfonos, WiFi, GPS, Bluetooth, RFID y NFC son completamente anuladas.

Por su tamaño en su interior cabe una portátil de 13 pulgadas y varios accesorios. Aunque si lo único que se quiere es transportar a prueba de mirones la computadora en el maletín o mochila esta empresa dispone también de fundas faraday. Están disponibles para equipos de 13 o 15 pulgadas.

Mission Darkness ofrece por unos 300 euros una mochila de gran capacidad para el transporte de toda clase de aparatos digitales. En su interior puede albergar varias bolsas Faraday que permiten el bloqueo de toda clase de señales: Wi-Fi (2.4 y 5GHz), Bluetooth, señales 4G LTE+, GPS, RFID y señales de radio.

Por su precio y capacidad está enfocada a profesionales que necesitan asegurarse de que sus dispositivos electrónicos no van a ser rastreados. Algo que por ejemplo puede ser útil para periodistas que se encuentren cubriendo informaciones en zonas susceptibles de que su material pueda ser rastreado.

Una tela para hacer invisibles incluso habitaciones enteras. La tela TitanRF Faraday de Mission Darkness puede ser cortada para bloquear señales inalámbricas, aunque no las de las redes 4G. Esta tela puede llegar a cubrir una habitación entera, pero el límite de los usos que se le pueden dar lo marca la imaginación.

Este mismo fabricante ofrece una cinta adhesiva con aislamiento Faraday. Esta cinta está pensada en gran medida para usarse con la tela, porque con ambas es posible cubrir toda clase de superficies u objetos de gran tamaño para hacerlos invisibles a posibles hackeos o miradas indiscretas.

AO

Te puede interesar