Juan Latrichano: “Hay signos positivos pero la política monetaria sigue igual y la política fiscal también”

Economía 08 de julio de 2019 Por
El economista habló sobre los empresarios que aseguran que la economía se recuperó.
Juan-Latrichano-e1558021794783

El economista Juan Latrichano habló con El Intransigente sobre la economía argentina de cara a las elecciones presidenciales y desestimó que, según lo que asegura un 55% de los empresarios, el panorama está mejorando. Además, adelantó que, entre las PASO y los comicios generales podría haber cimbronazos y aumentos en el dólar o las tasas de interés. Como un punto clave para prepararse para el futuro, el profesional resaltó la importancia de conocer quién es el que asume el poder.

“Hay signos positivos, que tienen que ver con la calma cambiaria, con la baja del riesgo país, con la baja de la tasa de interés, pero fundamentalmente la política monetaria sigue igual y la política fiscal también”, estableció al desestimar las palabras de los empresarios optimistas. “Es probable que por ahí a lo largo de estos días, más en agosto, se afloje un poquito para buscar alguna posibilidad electoral, pero la economía está en recesión”, remarcó, algo que daña a las pymes.

“Yo no veo una mejora de este panorama, si hay como alivios pero no me parece que alcancen esos alivios para dar el cambio en conjunto”, resaltó y añadió: “Sigue en terapia intensiva la demanda, está en caída libre. Si uno ve los indicadores últimos de la industria, la construcción, todo está muy mal”. Así, estableció que lo expresado por los empresarios podría ser “una expectativa que tiene su asidero en cuanto y tanto el dólar este calmo.

“Algunos economistas se equivocaron porque dijeron que Argentina iba inexorablemente a una hiperinflación y a un descalce bastante profundo, y lo que estamos advirtiendo es que no solo no hay hiperinflación, sino que hay una inflación que está descendiendo”, agregó y, en cuanto a la economía después de las elecciones, Latrichano señaló que “lo primero que tenemos que ver es quién será el electo”.

“Va a haber un plazo que va a ir de agosto al 27 de octubre que va a ser un poco una duda acerca de qué va a suceder”, señaló y continuó: “Ahí seguramente hay un reavivamiento del dólar, alguna suba necesaria de las tasa, pero no lo veo en una política de desborde sino en algunos pequeños cimbronazos”. “Luego, a partir del 27 de octubre, si se dirime o no, habrá que ver si se dirime, segundo cómo y eso va determinar que puede llegar a ocurrir”, finalizó.

Por último, interrogado sobre la posibilidad de que el dólar se dispare después de las elecciones, el economista lo desestimó y explicó que, si el ocupara el ministerio de Economía, lo primero que haría sería “un ajuste cambiario, con una concertación previa de precios y salarios para de algún modo lograr objetivos que tengan que ver con una balanza comercial que fuere positiva en medio de un crecimiento de la economía”.

“Lo que uno percibe es que la balanza está siendo positiva pero esto es a costa de una enorme caída de las importaciones y que viene fogoneado por una enorme caída de la producción”, destacó, concluyendo con el análisis de la actualidad económica del país y adelantando lo que se puede esperar para los meses por venir.

Ei

AO

Te puede interesar