Loma Negra cierra planta cementera y despide a todos los trabajadores

Economía 13 de junio de 2019 Por
A pesar de que sus ganancias en el primer trimestre subieron 47,7 por ciento
lomanegra

La empresa Loma Negra, del grupo brasileño Camargo Correa, resolvió finalmente cerrar la planta cementera de Barker-Villa Cacique. Fundada en 1956, ayudó a resurgir al pueblo bonaerense de 6.000 habitantes. Tras más de dos meses de conflictos y desvinculaciones, la planta que tenía más de 300 empleados, dejará sin trabajo a 140 trabajadores propios y más 100 tercerizados.

El cierre no se debe a un mal momento económico de Loma Negra. En el primer trimestre de 2019, la cementera brasileña aumentó sus ganancias un 47,7%, obteniendo $1.067 millones.

Sergio Faifman, CEO de Loma Negra, explicó a BAE Negocios que "la compañía no tiene problemas, pero el costo de esta planta es de $400 millones, que impactan en la rentabilidad del accionista. Esta empresa cotiza en Bolsa y no puedo poner en riesgo mis operaciones con un déficit tan grande. Hace un año la podíamos haber cerrado, intentamos quedarnos con 136 trabajadores con medio turno y con un sueldo de casi $30.000 en mano, pero no aceptaron la propuesta".

El CEO agregó que "si bien tuvimos un aumento en nuestras ganancias, hemos invertido u$s1.000 millones en los últimos 15 años, pero hemos tenido una devaluación del 120%, una inflación mayorista que ronda el 70% y una minorista de 47 por ciento. Eso pasa por invertir en un país que crece y de golpe, pasas a tener capacidad ociosa".

El cierre tiene una explicación. "El mercado no me demanda, tengo costos logísticos peor que en Olavarria. Esta planta sólo le queda bien al mercado de la costa", dijo Faifman.

No es la primera vez que la planta de Barker cierra. Ya ocurrió en 2001 y volvió a reabrir en 2003, dos años antes de la venta a Camargo Correa.

Para los 240 trabajadores (105 de convenio y 35 fuera, sumados a 100 tercerizados) perder la fuente de trabajo a casi 500 kilómetros de Buenos Aires, en un pueblo, es una tragedia.

Martín Asismendi, secretario general de Asociación Obrera Minera Argentina seccional Barker, señaló a BAE Negocios que "éramos 330 trabajadores, nos pedían que quedáramos 136, la asamblea resolvió que no se aceptaba la propuesta. Ahora quieren maliciosamente que queden trabajando 24 empleados, 17 de la comisión gremial. No lo vamos a aceptar".

Sobre el accionar del ministerio de trabajo y de la gobernadora, María Eugenia Vidal, los trabajadores señalaron: "queremos hacerles una crítica, la gobernadora nos prometió que se iba a ocupar para conseguir una solución y ahora nos dicen que la planta cerrará".

Sin embargo, cuando se le preguntó al CEO de Loma Negra si está dicha la última palabra respondió que "podría haber una vuelta atrás, si hay un ámbito de negociación razonable y aceptable. Mientras no lo haya, mañana saldrán más de 80 telegramas de despidos".

Desde el lado de los trabajadores, Asismendi coincidió que "estamos dispuestos a negociar, pese a que todas nuestras propuestas fueron descartadas. No queremos el cierre de la planta, no queremos que mueran dos pueblos. Queremos ayudarlos a buscar inversiones y bajar costos, pero no queremos perder nuestros derechos".

AO

Te puede interesar