Trump anunció que se alcanzó un acuerdo sobre inmigración y suspende los aranceles a México

Internacionales 08 de junio de 2019 Por
A través de Twitter, el mandatario norteamericano celebró el acuerdo. El canciller Ebrard confirmó que México endurecerá política migratoria.
trump

"Me complace informarles que los Estados Unidos de América han alcanzado un acuerdo firmado con México. Las tarifas programadas para ser implementadas por los EE.UU. el lunes, en contra de México, quedan suspendidas indefinidamente".

De este modo el presidente Donald Trump informó que la amenaza de imponer aranceles del 5% a todos los productos de México que anunció hace una semana y que estaba previsto entre en vigor el próximo lunes, se pospuso de manera temporal luego del diálogo que entabló con la delegación del gobierno de López Obrador encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, que estuvo negociando en Washington por tres días seguidos.

"México, a su vez, ha acordado tomar medidas enérgicas para detener la marea de la migración a través de México y hacia nuestra frontera sur -siguió Trump en Twitter-. Esto se está haciendo para reducir o eliminar en gran medida la inmigración ilegal que viene de México a los Estados Unidos. Los detalles del acuerdo serán publicados en breve por el Departamento de Estado. ¡Gracias!".

Luego del tuit de Trump fue el turno de las autoridades mexicanas. A su salida de la reunión de este viernes, el canciller Ebrard habló con la prensa en la entrada del edificio Departamento de Estado. Llamó la atención lo desprolijo del anuncio y que no hubiera una declaración en conjunto con las autoridades norteamericanas (como es el protocolo de estos anuncios).

Como sea, Ebrard dio más detalles del acuerdo alcanzado y reveló que contrario a lo que venía expresando, México se convertirá en Tercer País Seguro, es decir que deberá retener en su territorio la oleada de migrantes que provienen de Centroamérica.

"EU extenderá la instrumentación de la sección 235 a lo largo de su frontera sur, ello que implica aquellos que cruzan la frontera sur de EU para solicitar asilo serán retornados sin demora a México donde podrán esperar la resolución de sus solicitudes de asilo", leyó el canciller ante la prensa, en compañía de la embajadora Martha Bárcena. Se trató de una derrota en toda la línea de la administración de López Obrador.

Los funcionarios norteamericanos presionaron a la delegación mexicana para cambiar su política de asilo, y lo consiguieron, contra la voluntad de López Obrador. Por ello, México -dijo Ebrard- "por razones humanitarias y en cumplimiento de acuerdo internacionales, autorizará la entrada de dichas personas mientras esperan la resolución de su solicitudes de asilo.

"México de acuerdo con sus principios de justicia, fraternidad universal, ofrecerá oportunidades laborales y acceso a la salud y a la educación a los migrantes -añadió- y a sus familias mientras permanezcan en territorio nacional, así como protección a sus derechos humanos".

Finalmente, en otro apartado que destacó la gran exigencia de la Casa Blanca en materia de seguridad, los representantes de Palacio Nacional se comprometieron en Washington a tomar acciones decisivas para desmantelar las organizaciones del tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamiento y transporte ilegales.

"México incrementará significativamente su esfuerzo de aplicación de la ley mexicana a fin de reducir la migración irregular, incluyendo el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional dando prioridad a la frontera sur", señaló el titular de Relaciones Exteriores, quien garantizó que habrá "intercambio de información y acciones coordinadas a fin de proteger mejor y garantizar la seguridad en la frontera común".

A cambio, México logró que la estrategia regional que busca fortalecer el desarrollo económico en el sur del país y Centroamérica será una vía para generar prosperidad en la zona, para paulatinamente disminuir el flujo de migrantes indocumentados hacia EU. En esto fue enfático el canciller.

LPO reveló días atrás la rebelión de un grupo de senadores del Partido Republicano que se reunieron en la Casa Blanca con funcionarios de la administración mexicana, quienes estuvieron desde el inicio en abrir otro frente en la guerra comercial que Trump ha desatado contra el libre comercio.

Dichos colaboradores partidistas del mandatario norteamericano amenazaron con crear un frente unido en la Cámara Alta para detener la cruzada contra México. Pues la imposición arancelaria afectaría de manera directa y rápida las economías de muchos estados afines al presidente, como Texas y Arizona. Así lo reconoció el propio Mitch McConnell, quien siempre se ha alineado a los deseos del mandatario.

Un frente más contra los aranceles en el propio país de Donald Trump se abrió entre empresarios de la Cámara de Comercio de EU. "El grupo de cabildeo más antiguo del país. El que destina más dinero para mover las decisiones políticas del imperio", reveló esta redacción en su última editorial.

Este grupo entregó un documento a Ebrard y la secretaria Graciela Márquez son la lista de los productos y las industrias que más impactarían a Trump en caso de que México impusiera sus propios aranceles contra EU. El objetivo es claro: defender los intereses de la clase empresarial norteamericana ante los movimientos del Gobierno en turno.

LPO

AO

Te puede interesar