El otro drama del que nadie habla: la crisis pega duro en los centros de diálisis

Salud 15 de abril de 2019 Por
Los insumos dolarizados impactan fuerte y el Gobierno se desentiende del tema. Las víctimas, más solas que nunca.
dialisis

Cuando hay crisis, las consecuencias son directas en la calidad de vida de mucha gente, y ni hablar cuando hacemos referencia a la "sobrevida", esa que sufren quienes deben someterse a diálisis y cuya actualidad económica los afecta directamente, aunque el tema no tiene la más mínima cobertura en los medios.

¿Qué ocurre? Lo de siempre: la inflación perjudica a todo un país, y en el caso de la salud, los centros de diálisis trabajan con insumos dolarizados, con lo cual la cadena termina afectando las prestaciones y por consecuencia directa, a los pacientes con problemas de riñones.

En este escenario, lo sitios donde se acude a dichos tratamientos comienzan a abaratar costos, pese a que se dedican a un tema muy sensible como lo es este rubro de la salud pública. Tan sólo por citar un ejemplo, el agua y los filtros reutilizados fuerzan a desmejorar la calidad del servicio que luego apunta directo a la salud de las personas.

Son las mismas personas que, para quien no lo sepa, pueden estar cinco años esperando el trasplante de un riñón con una sobrevida aún menor que quien sufre un cáncer. Para decirlo más claro: si nadie hace nada, mucha gente puede morir en el medio.

¿El Estado? No se mete, no toma decisiones ni pensó en alguna medida. Y para graficarlo con números, Tiempoar cita en un artículo que en menos de dos años cerraron 12 centros, sólo en Provincia y Ciudad de Buenos Aires, es decir, un 10 por ciento del total. Pami, el principal financiador, les adeuda cuatro meses, y desde las asociaciones reclaman la creación de un fondo que evite la suspensión total de las prestaciones.

Pero por ahora, todo está en la nada.

AO

Te puede interesar