Con el Domingo de Ramos, inicia la Semana Santa

Sociedad 14 de abril de 2019 Por
Esta fecha tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento.
f800x450-516756_568202_59

La Iglesia Católica celebra en la jornada de hoy el Domingo de Ramos y la Semana Santa se inicia con esta fecha especial en la que se recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, aclamado por la multitud, días antes de su pasión, muerte y resurrección.
   
En esta fecha es tradición la misa y el rito de la procesión de las palmas, en que se bendicen los ramos de olivos con los que se aclama al Señor. Los ramos no son un simple objeto bendito, son el signo de la participación gozosa en el rito procesional, expresión de la fe de la Iglesia en Cristo, Mesías y Señor, que va hacia la muerte para la salvación de todos los hombres.
   
Por eso, este domingo tiene un doble carácter, de gloria y de sufrimiento, que es lo propio del misterio pascual mientras que el color litúrgico del Domingo de Ramos es el rojo, debido a que se celebra la Pasión de Cristo. 
   
Es conocido como Domingo de Ramos, debido a las ramas de palma que fueron puestas en el camino cuando Jesús entró en Jerusalén, montado sobre un asno. Este es uno de los días más celebrados de la Semana Santa en que la celebración de la misa comienza con la bendición de las palmas y ramos de olivo que llevan los asistentes.
   
Durante la ceremonia de la misa se da lectura al relato completo y dramatizado de la Pasión; al que, para darle mayor fuerza dramática, suelen hacerlo entre tres celebrantes. En el marco de esta fecha especial, en distintos lugares se ofrecerán celebraciones religiosas, eventos culturales, actividades gastronómicas y recreativas para disfrutar durante la Semana Santa.

Otra de las postales que acompañan a este día son los vendedores de palmas o ramos afuera de las Iglesias o los lugares de mayor recurrencia. Por su parte, el papa Francisco advirtió a los católicos, incluidas las autoridades de la Iglesia, en contra de juzgar demasiado y de ser presuntuosos, en su homilía en el Vaticano.

Decenas de miles de peregrinos, turistas y romanos llenaban la Plaza de San Pedro para la ceremonia al aire libre. “Celebraciones festivas y tortura brutal: el silencio de Jesús durante su pasión es profundamente impresionante”, dijo el Sumo Pontífice en su homilía.

El Papa bendijo con agua bendita las ramas de palma y olivo que sostenía los asistentes a la misa del domingo. Desde los escalones al pie del obelisco en el centro de la plaza, observó mientras los prelados formaban un círculo a su alrededor mientras sostenían palmas trenzadas. De este modo, tras las bendiciones, el líder de los católicos,  se unió a la procesión hasta un altar al aire libre para celebrar la misa.

AO

Te puede interesar