Impulsado por el gasto con tarjeta, crece el stock de préstamos al consumo

Economía 28 de octubre de 2020 Por AO
Programas como Ahora 12 o los créditos a tasa cero contribuyeron al aumento. La tasa promedio mensual de tarjetas de crédito cobrada en entidades financieras cayó en septiembre, pero en entidades no financieras ronda el 100%
tar

El acceso al financiamiento para familias y empresas siguió su tendencia favorable en septiembre, gracias a la disminución de tasas promovida por el Banco Central ante la pandemia del coronavirus (Covid-19). Con una baja mensual de 2 puntos en la tasa de interés promedio que cobran las entidades financieras por las compras realizadas con tarjetas de crédito y una interanual de 50 puntos porcentuales, en el tercer trimestre el stock de préstamos destinados al consumo aumentó 11% con respecto al segundo trimestre, impulsados principalmente por programas como el Ahora 12 o los créditos a tasa cero.

Según el informe de financiamiento de los hogares que realiza el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), “la financiación con tarjetas de crédito siguió creciendo frente a los préstamos personales” y llegó a tener una participación del 62% sobre el total de préstamos al consumo acumulado durante julio, agosto y septiembre. “Claro está que esta expansión se pudo haber dado también por las medidas adoptadas por el BCRA de regulación de tasas máximas”, agregó la institución dirigida por Andrés Asiain.

De acuerdo con el trabajo, la tasa promedio mensual de tarjetas de crédito cobrada en entidades financieras subió al pasar de junio a julio, con lo que se interrumpió la baja experimentada desde comienzos de año. Aunque el alza luego fue contrarrestada en agosto y septiembre. En cambio, el costo de financiamiento promedio de los préstamos personales experimentó un aumento continuo en el tercer trimestre del año.

 El programa Ahora 12 contribuyó al aumento de los préstamos para el consumo
A comienzos de año, la autoridad monetaria impulsó una fuerte baja de las tasas que se cristalizó tanto en lo que cobran las entidades financieras como las no financieras. “Tal es así que la tasa nominal anual máxima para la financiación con tarjeta de crédito se redujo al 43% a partir de abril de 2020”, explicó el CESO.

Pese a estos datos positivos, el trabajo también mostró la realidad de las personas que no pueden acceder a los bancos, cuyos préstamos mantuvieron tasas de interés altas, que llegaron a ser de hasta un poco más del 100%. El dato alentador, sin embargo, es que en mayo pasado esas tasas, que solo están presentes en el 7% de las entidades no financieras, rondaban el 250% de intereses, por lo que la caída de casi 150 p.p. presenta un panorama relativamente optimista.

A diferencia de lo que ocurrió con el comportamiento de la tasa promedio para las tarjetas de crédito, el CESO informó que en septiembre hubo un leve ascenso de la tasa de préstamos personales. Sin embargo, al comparar el dato con septiembre y diciembre de 2019, el panorama cambia: el interés promedio bajó 25 y 20 puntos, respectivamente.

Por el lado de los plazos fijos, la tasa promedio era cercana al 30%, un piso fijado por el BCRA para intentar fomentar el ahorro en pesos y desalentar la dolarización en un contexto de creciente tensión cambiaria. “Así el spread bancario se redujo considerablemente luego de las medidas adoptadas por el BCRA a partir de abril”, resalta el CESO. De esta manera, la diferencia entre la tasa activa (préstamos) y la tasa pasiva (depósitos) se situó por encima de los 20 puntos, mientras que en abril el spread rondaba los 32 puntos.
 

AO

Te puede interesar