Hoteles no paran de perder plata y colapsan: cuántos están a un paso de ir a la quiebra en la Argentina

Nacionales 24 de junio de 2020 Por AO
Miles de establecimientos están a un paso de cerrar definitivamente sus puertas. Buena parte del empresariado no recibió ninguna ayuda oficial
hotel

Afectados por la ausencia de turismo local e internacional, y la falta de una ayuda especial al sector por parte del Estado, el grueso de los hoteles de la Argentina se encamina rápidamente hacia el cierre definitivo. Entidades del sector anticipan que, a este ritmo de cuarentena, en un lapso no mayor a los 3 meses habrá cerrado el 65 por ciento de los alojamientos disponibles en el país.

El porcentaje hace referencia a 11.700 emprendimientos que pasarán a la historia a raíz del contexto de Covid-19. En la actividad se habla de más de medio millón de puestos de trabajo que caerán junto con las persianas de los hoteles.

El segmento hotelero, más allá de las aperturas parciales y puntuales que se activaron en los últimos días, perdió casi la totalidad de su funcionamiento a partir del 20 de marzo. Con Buenos Aires como la plaza más afectada por este parate, la actividad alcanzó a cubrir a los tropiezos los salarios de abril y mayo.

Pero en el sector ya reconocen la imposibilidad de cumplir con la totalidad de los montos correspondientes a este mes. Sendos empresarios del rubro consultados por iProfesional aseguraron, además, que directamente no podrán abonar el aguinaldo.

La situación crítica de los alojamientos se vio reflejada en una encuesta llevada a cabo recientemente por FEHGRA, la federación que nuclea a nivel nacional a los dueños de hoteles y emprendimientos gastronómicos.

El monitoreo arrojó que el 65 por ciento de los empresarios reconocen que "no podrán continuar con sus empresas si la situación actual se prolonga", y precisó que la mayoría de esos actores "considera que se encontrará en situación de cierre en un periodo comprendido entre uno y tres meses".

"El 80 por ciento de los empresarios solicitó la ayuda el programa ATP y aun así sólo el 41.7 por ciento pudo pagar en su totalidad los salarios del mes de abril. Con respecto a otros costos del período abril y mayo, el 72 por ciento manifestó la imposibilidad de pago de alquileres; el 33 por ciento pudo pagar servicios y el 19.8 por ciento pago los impuestos de manera total", se expone entre las conclusiones del relevamiento.

"Casi la mitad de los encuestados, en abril y mayo, solicitó financiamiento bancario, aunque de ese grupo solo el 53 por ciento lo recibió", añade este trabajo de FEHGRA al que accedió iProfesional.

Alojamientos que se perderán 

Graciela Fresno, presidenta de la federación, afirmó en virtud de estos guarismos, "el país perderá más de la mitad de sus hoteles de aquí a tres meses".

"El empresario que más puede resistir en este contexto a lo sumo tiene espalda financiera para resistir unos tres meses más. La pandemia obligó a cerrar prácticamente todos los alojamientos. En Buenos Aires, por exponer un caso excepcional, siguen abiertos unos 20 hoteles que tienen como función recluir a personas en cuarentena. El resto, por disposición sanitaria, debe mantenerse cerrado. Y así está el sector en general desde marzo", comentó a iProfesional.

Fresno sostuvo que la afectación comprende a los 18.000 hoteles distribuidos en todo el país, pero que en escenario como el porteño las mayores complicaciones las enfrentan los alojamientos de hasta 4 estrellas.

"En Capital Federal tenemos casos de hoteles que ya cerraron de forma definitiva. Los que bajaron persianas pero esperan al retorno de la actividad no saben cuánto tiempo más podrán resistir en esta situación de incertidumbre. La ayuda oficial no llegó a todos los empresarios del sector, de modo que las dificultades se multiplicaron para la mayoría de los emprendimientos", indicó la directiva.

"No estamos poniendo en discusión la efectividad o no de las medidas sanitarias que se han tomado. Acompañamos la cuarentena. Pero si no hay complemento con medidas económicas la mayoría del sector habrá desaparecido en cuestión de meses. Pensemos que hay hoteles a los que se no les asignaron los ATP, por lo que debieron seguir abonando de alguna forma propia el salario de los empleados", añadió.

La entrevistada aseguró que los alojamientos "siguen recibiendo boletas completas de agua, luz y gas, en muchos casos con consumos estimados que toman de base el gasto del mismo mes pero del año anterior".

"Los impuestos, calculados de esa forma porque las empresas no van a verificar los medidores, bajan con montos como si estuviésemos trabajando a la mayor capacidad. Hasta cobran la potencia contratada en electricidad aunque los hoteles están cerrados. Eso también juega en contra de la supervivencia de las empresas del sector", expresó.

Urgente pedido de auxilio 

Fresno comentó que las aperturas permitidas en algunos de los distritos que vienen acumulando semanas sin casos nuevos de Covid-19 no modificaron en gran medida la realidad de los hoteles radicados en esos sitios.

"Trabajan al 10 por ciento de lo que operaban previo al coronavirus. Sólo se alojan trabajadores esenciales de algunas empresas en particular. Fuera de eso el movimiento es prácticamente nulo. Desde esa perspectiva, el pago de aguinaldos se hace imposible para todo el sector", señaló.

La titular de FEHGRA comentó que el segmento aguarda por la aprobación de una ley que declare la emergencia de la actividad hotelera.

"Hoy 8 proyectos de ese tenor presentados en el Congreso. Los partidos no se ponen de acuerdo respecto de quién empujará alguna de estas iniciativas. Para nosotros sería clave que alguno de estos proyectos se apruebe cuanto antes. La hotelería no podrá atravesar este momento sin una ayuda especial", concluyó.

El cierre de hoteles en Capital Federal tiene en el mítico Castelar a uno de sus ejemplos más contundentes, con cese de operaciones consolidado a principios de mayo. Pero no sólo en territorio porteño ocurren estos desenlaces. En Iguazú, Misiones, el Grand Crucero -4 estrellas- cerró sus puertas a fines de abril.

"Los salarios no se pueden sostener por la falta de liquidez en el sector, sin probabilidades de apertura durante este 2020", expuso uno de sus directivos, perteneciente al grupo Crucero del Norte, al comunicar la decisión.

En Rosario, por citar otra ciudad golpeada por la pandemia, el tradicional hotel La Paz acaba de comunicar el final de su actividad comercial. Y hay inquietud respecto del futuro del Pullman City Center y los emprendimientos de la cadena Solans. También se vienen sucediendo cierres definitivos en provincias como Chubut y Formosa.

AO

Te puede interesar