El IFE, en la mira: aseguran que no alcanza para evitar "el aumento vertiginoso de la pobreza"

Interes General 22 de mayo de 2020 Por AO
La investigadora del CONICET Sol Minoldo habló con El Intransigente sobre los efectos de la pandemia en la economía.
carto

La socióloga Sol Minoldo analizó en una entrevista para El Intransigente las consecuencias de la pandemia de coronavirus en la pobreza. La investigadora del CONICET advirtió que la economía caerá este año y que “eso impactará en los sectores más vulnerables”. La doctora en Ciencias Sociales vaticinó que el 2020 podría cerrar con un 39% de pobres en todo el país. La científica planteó que las políticas serán esenciales para contener el impacto de la cuarentena sobre la población. Sin embargo, consideró que el ingreso familiar de emergencia (IFE) no será suficiente para “evitar el aumento vertiginoso de la pobreza”.

UNICEF publicó ayer un informe sobre los efectos del COVID-19 en la pobreza y la desigualdad de niños, niñas y adolescentes. Allí, el organismo internacional expuso que el empobrecimiento infantil podría llegar a 58,6% a finales de este año. El aumento, según explicó la entrevistada, sería de aproximadamente 10%. Esto implicaría que 700.000 menores se sumarían a los 7 millones de menores que actualmente no pueden cubrir todas sus necesidades básicas. “Si llevamos eso a lo que es la pobreza general en la Argentina, pasaríamos de 16.300.000 a más de un millón y medio más de personas en la pobreza. Así, llegaríamos a un 39% de pobreza”, precisó.

Los datos anteriores, advirtió Minoldo, son una proyección optimista, ya que parten de la suposición de que la economía caerá menos de 6 puntos. Sin embargo, aclaró que no es posible prever de cuánto será la contracción porque no puede determinarse cuánto durará la cuarentena ni qué pasaría si se produce un pico de contagios. “Si algo caracteriza a la crisis por la pandemia de COVID-19 es la incertidumbre”, reflexionó. Además, recordó que, en el caso argentino, a la inestabilidad se suma el riesgo de caer en default si no se logra el canje de la deuda externa.

IFE, ¿paliativo o solución?
La especialista aseguró que “es muy claro es que va a haber pérdidas y que la forma de evitar que esto impacte en las personas más vulnerables es tomar medidas de redistribución“. Al respecto, explicó que no se debe “permitir que sea el mercado el que distribuya costos porque eso puede tener un lado humanitario muy crudo”. En este sentido, destacó la importancia que tendrán a lo largo de este año las medidas de políticas social que lleve adelante el Gobierno para paliar la crisis.

La socióloga hizo hincapié en el papel central que tendrá, por ejemplo, el ingreso familiar de emergencia. Sin embargo, consideró que este beneficio aún tiene puntos a mejorar. Uno de ellos es lograr que el IFE “llegue con más agilidad”, pues, a dos meses del comienzo de la cuarentena, hay personas aún no lo han cobrado. “Por otro lado, estamos hablando de un ingreso de $10.000 para familias enteras. No es una política que alcance para evitar que caigan en la pobreza personas que en esta pandemia perdieron sus ingresos“, advirtió.

La investigadora del CONICET remarcó que el costo de la canasta básica “está muy por encima” del monto que abona el Gobierno. Según el INDEC, una familia de cuatro integrantes necesitó $42.593 para no ser pobre y $17.896 para no caer en la indigencia. Partiendo de estos datos, recordó que “el IFE llega a una sola persona en los hogares”. Por tal motivo, es prácticamente inevitable que se engrose la cantidad de argentinos que no logra cubrir sus necesidades básicas.

Ei

AO

Te puede interesar