Precios de los combustibles

Economía 21 de mayo de 2020 Por AO
Con el barril criollo prevén congelamiento de naftas hasta octubre
combustible

El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA, que nuclea a los propietarios de estaciones de servicio) ,Gabriel Bornoroni, estimó que los precios de las naftas se mantendrán congelados por lo menos hasta el 1 de octubre en virtud de la letra del Decreto 488/2020 publicado este martes en el Boletin Oficial que fijó en U$S 45 el precio interno del barril de petróleo.

En la norma, el Gobierno Nacional se compromete a no aumentar el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) hasta el 1° de octubre, aunque no estipula explicitamente un congelamiento del valor de las naftas que pagan los consumidores a la hora de cargar en los surtidores.

 
Sin embargo, Bornoroni cree que “hasta el 1 de octubre los combustibles van a seguir con el mismo precio, y cuando llegue ese día veremos que es lo que las petroleras pretenden actualizar”.

No obstante, el dirigente advirtió a PERFIL que el riesgo cuando se establecen valores topes es que ante un cambio de la coyuntura, y si las petroleras no pueden actualizar los precios en estos meses, “empiecen a restringir el consumo, y empezamos con algunos desabastecimientos”. 

“Ese riesgo existe, tomo como ejemplo años atrás que pasó lo mismo, cuando se decide poner un precio tope al valor de los combustibles, a las petroleras no les interesa vender porque dicen que trabajan a pérdida. Es una película que ya vimos, cuando no las dejan aumentar a las petroleras, restringen el suministro y empezamos con algunos desabastecimientos”, planteó.

Bornoroni también lamentó que el sector de los estacioneros no participó de la mesa de negociaciones.

“Lo óptimo hubiera sido que nos hubiesen llamado a todos los de la cadena de comercialización para dar nuestra opinión,  para poder sostenerlo (el acuerdo) en el tiempo y que no sea una coyuntura que después tengamos inconvenientes”, reprochó.

En ese sentido, comentó que “nosotros hubiésemos planteado que el barril criollo podría estar a US$ 35, y no US$ 45, y que se busque compensar a toda la cadena de comercialización para poder mantener el precio hasta fin de año”.

Sobre la situación del sector de expendedores  de combustibles, indicó  que las ventas en abril registraron caídas de entre 75% y 85%, según las zonas, en comparación a igual mes de 2019 por el impacto del aislamiento obligatorio. 

En ese sentido, estimó que en mayo con la flexibilización de la cuarentena en algunas regiones ese guarismo de ventas mejoró un 5%, y en otras repuntó un 10%.

“En donde se flexibiliza el movimiento, las ventas repuntan, no es lo mismo en las  ciudades grandes donde siguen un 15% abajo en la comparación interanual, que en las localidades más chicas las ventas han repuntado un poco más porque la apertura fue mayor”.

AO

Te puede interesar