Quiénes son los piqueteros que dejaron la calle para trabajar desde los despachos gubernamentales

Política 12 de enero de 2020 Por
Pérsico, Menéndez y Depetri son algunos de los que se convirtieron en funcionarios y seguirán manejando organizaciones sociales. “En vez de estar en la calle reclamando, vamos a utilizar ese tiempo y energía para buscar soluciones", dijo Navarro, del Movimiento Evita y a cargo de una Secretaría en la Jefatura de Gabinete
6MTQEBNRVVCAFNYOV6Y6ZOA3LQ
- Por: Andrés Klipphan

Alberto Fernández cumplió con una de sus primeras promesas de campaña: que integrantes de organizaciones sociales accedan a espacios de poder en el gobierno nacional. Si bien no fueron nombrados al frente de un ministerio, como aspiraba Juan Grabois, el fundador y referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), las primeras líneas de los principales grupos piqueteros accedieron a puestos relevantes. Emilio Pérsico, Fernando “Chino” Navarro, Daniel Menéndez y Rafael Klejzer son sólo cuatro nombres que marcan el peso específico y las cualidades de movilización que tiene cada uno de los elegidos. Todos continuarán desempeñando las funciones que tenían en sus agrupaciones.

¿Esta doble función, de dirigente social y funcionario, ayudará a desactivar la movilizaciones que podrían inquietar a la administración del Frente de Todos?
Quien mejor responde a ese interrogante es Fernando “Chino” Navarro: “Ahora, cada uno de nosotros, va a poder trabajar para la gente desde el Poder Ejecutivo Nacional”, razona ante Infobae y destaca: “Vamos a poder tomar decisiones inteligentes para ser parte de la solución, no del problema. En vez de estar en la calle reclamando, vamos a utilizar ese tiempo y energía para buscar soluciones a problemas dramáticos como el hambre, la indigencia, la falta de trabajo y de vivienda”, sintetiza desde su despacho del primer piso de la Casa Rosada.
Navarro, que integra la conducción nacional del Movimiento Evita, fue designado como secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias, un área del organigrama de la jefatura de Gabinete, a cargo de Santiago Cafiero.
 
Su objetivo principal es coordinar la relación del Poder Ejecutivo con el Congreso de la Nación.
La tarea fundamental del exdiputado provincial por el Frente para la Victoria será la de llevar adelante el diálogo con la oposición parlamentaria y las presentaciones del nieto de Antonio Cafiero en la Cámara de Diputados y de Senadores, tal como marca el artículo 101 de la Constitución Nacional, modificada en 1994.
Navarro explica que llegó a ese cargo por su relación con el presidente Fernández.
El dirigente social fue uno de los mejores voceros que tuvo el Frente de Todos en los medios de comunicación durante la campaña electoral que llevó a Alberto Fernández al sillón de Rivadavia. Adonde lo invitaban, él se hacía presente para dar el debate sin importar si su interlocutor estaba a favor o en contra de las ideas que sostiene desde hace décadas.


Navarro, del Movimiento Evita, fue designado como Secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias. un área que depende de la Jefatura de Gabinete

El Movimiento Evita en el cual abreva el exdiputado, y cuyo secretario general es Emilio Pérsico, maneja casi 400.000 planes sociales y asiste a 1.500 comedores y merenderos a lo largo y ancho del país. Es la organización social más importante que forma parte de la CTEP, estructura que se sostiene sobre tres pilares fundamentales: el Movimiento Evita, que lideran Pérsico, Navarro y el diputado nacional Leonardo Grosso; el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que conduce Grabois, y el Movimiento Popular La Dignidad, comandado por su secretario general, Rafael Klejzer.
También forma parte de la CTEP la Corriente Clasista y Combativa, cuyo referente es dirigente del Partido Comunista Revolucionario y diputado nacional, Juan Carlos Alderete.
La CTEP, de donde surgieron la mayor cantidad de funcionarios “albertistas”, fue fundada en el año 2010 con el fin de convertirse en una agrupación que incluya a los desocupados y trabajadores en negro con el fin de que pudieran tener una representación institucional más formal.
Una de sus caras más visibles es Esteban “Gringo” Castro, un dirigente del Movimiento Evita. Castro, quien por ahora no accedió a un cargo en la administración pública, mantiene vínculo muy estrecho con Daniel Arroyo, el ministro de Desarrollo Social. Es, además, el poderoso secretario general de la UTEP, el sindicato de la “economía popular”, que podría alcanzar un número de 500 mil afiliados, y esposo de la actual intendente de Moreno, Mariel Fernández, quien llegó a ese cargo desde el Movimiento Evita. Ambos son muy cercanos a Pérsico.

Emilio Pérsico y Juan Grabois con el Papa, en el Vaticano

Justamente Pérsico fue designado como secretario de Economía Social, una dependencia del ministerio de Desarrollo Social que es clave para aplicar el Plan Argentina contra el Hambre.
A diferencia de Navarro, por ejemplo, el nombre de Pérsico fue consensuado para ocupar ese cargo por la mayoría de las organizaciones sociales. Esto habla de la legitimidad que tiene el hombre del Movimiento Evita entre los sectores más postergados del país y su compromiso, como él mismo sostiene, para “buscar soluciones urgentes al hambre y la pobreza que dejó el macrismo en el país”.
Este dirigente social, junto a Grabois, son dos representantes de los movimientos barriales de estrechos vínculos con el papa Francisco, quien en varias oportunidades los recibió en el Vaticano.
El líder del Movimiento Evita será secundado en el cargo por el coordinador nacional del movimiento Barrios de Pie, Daniel Menéndez, quien fue nombrado subsecretario de Promoción de la Economía Social y Desarrollo Local.
Menéndez es referente nacional del partido SOMOS, que lidera la titular del INADI, Victoria Donda, y coordinador nacional del Movimiento Barrios de Pie.
Con la llegada de estos dirigentes a puestos clave del Estado, el Gobierno marca su clara intención de sumarlos a la toma de decisiones y al trabajo para revertir las consecuencias económicas del ajuste del gobierno anterior.
Estos sectores durante la presidencia de Mauricio Macri fueron de los que más se manifestaron en las calles porteñas, pero también en las del interior del país.

Juan Carlos Alderete, Daniel Menéndez y Esteban "Gringo" Castro

Rafael Klejzer, otro nombre con volumen propio dentro de las organizaciones barriales y sociales, fue designado en la cartera que comanda Arroyo, en este caso como director de la Secretaría de Economía Social.
Klejzer pertenece al Movimiento Popular La Dignidad y es secretario de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) Capital. El principal referente de ese espacio es Juan Grabois.
La figura de este piquetero saltó a la primera plana cuando en septiembre del año pasado, junto a un grupo de militantes, protagonizó la toma de varios shoppings porteños para reclamar la emergencia alimentaria.
La metodología fue tan cuestionada que hasta Grabois se despegó de la protesta en los centros comerciales. Horas después, el actual funcionario reconoció su equivocación y pidió disculpas. “Nos equivocamos, fue un error”, dijo.
Los dirigentes sociales no sólo aterrizaron en Desarrollo Social. Edgardo Depetri, por ejemplo, desembarcó en el Ministerio de Obras Públicas de la Nación que encabeza el exintendente de San Martín Gustavo Katopodis. Estará a cargo de la subsecretaría de Obras Públicas de la Nación.
Depetri es dirigente nacional del Frente Transversal Nacional y Popular, una de las organizaciones piqueteras más leales al kirchnerismo.
El exconcejal de Lanús, se muestra muy activo en la función pública. A los pocos días de asumir el cargo se reunió con Mario Cafiero -tío del jefe de Gabinete- y titular del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Nacional (INAES), para coordinar las tareas con vistas a la implementación de políticas que favorezcan el trabajo de las cooperativas en el ámbito de la obra pública.
Depetri dice reconocer “el valor agregado que el trabajo asociado trae a las comunidades y el impulso al mercado interno que generan las entidades de la economía social y solidaria”.

(Marcelo Regalado)

En esa dirección, el jueves pasado, el presidente Fernández, junto al ministro Katopodis y, entre otros, el gobernador Axel Kicillof y Malena Galmarini, titular de la empresa estatal AySA, presentó el “Plan Argentina Hace” que “es integrador porque las obras serán hechas por los propios vecinos”, tal las palabras expresadas por el jefe del Estado.


El plan contempla una inversión de $8.500 millones y busca generar unos 20.000 puestos de trabajo que serán ocupados en partes iguales por hombres y mujeres.


Depetri, que perdió las elecciones a la intendencia de Lanús contra Néstor Grindetti (Juntos por el Cambio), que fue reelegido, es un ferviente impulsor de la realización de pequeñas obras a través de las cooperativas barriales.


En la reunión que compartió con Mario Cafiero analizaron, entre otros puntos, datos estadísticos que maneja el ministerio de Arroyo pero que a él no le son lejanos: en el país, el 60% de los niños y adolescentes es pobre. La pobreza general alcanza a un 40% de los ciudadanos y un millón y medio de jóvenes no estudia ni trabaja. A esto se le suma una marcada baja del consumo de leche y un 20% más de gente que asiste a los comedores debido a los altos costos de los alimentos.


Miguel Gómez es un activo militante social casi desconocido para el gran público y fue designado titular de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) de la Nación, que depende del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, a cargo de Luis Basterra.


Gómez proviene de las organizaciones campesinas: integra el Mocase Vía Campesina, una organización que también forma parte del Movimiento Evita. Y es el principal referente del Frente Agrario Evita.


Como Pérsico, llegó a la función pública impulsado por la totalidad de los movimientos campesinos que entendieron en su figura la mejor expresión de las necesidades que pasa ese sector.


“Vamos a trabajar para que ningún productor más deje la tierra”, dijo apenas fue designado y planteó las principales premisas que guiarán su conducción para el sector de los pequeños productores del país. “La agricultura familiar como actora central de las políticas públicas”, un punto que ya había adelantado Basterra al hacer públicos sus objetivos.

Alberto Fernández presentó el Plan Argentina Hace: depende del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, donde también desembarcaron dirigentes piqueteros

Consultado por Infobae, Gómez entendió que “el desarrollo integral de los pueblos indígenas va de la mano del relevamiento que se debe hacer en conjunto con el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI)”, a cargo de la ahora exsenadora rionegrina Magdalena Odarda, y destacó que su intención es “poder terminar con el relevamiento iniciado desde la sanción de la ley 26.160 en 2006”, algo que hasta el momento no se completó.
Entre sus prioridades también está la reformulación de la Ley de Arrendamiento Rural, que es del año 1948, y que seguramente generará polémica entre los grandes grupos empresarios y terratenientes.


Gómez también anunció la urgente necesidad de armar un programa nacional de entrega de tierras fiscales, el impulso de la regularización dominial y el debate en torno de una ley nacional de emergencia que frene los desalojos a las familias campesinas indígenas, algo que también impulsa Odarda.


Quien aún no asumió pero que, según pudo saber Infobae, ya tiene un puesto asegurado en el flamante Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, encabezado por María Eugenia Bielsa, es Fernanda Miño: será designada en la Secretaría de Integración Socio Urbana.


Referente de la Mesa Nacional de Barrios Populares, Miño pertenece al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) que lidera Grabios.


La dirigente social es quien que impulsó la ley de expropiación de 4416 villas y asentamientos y fue la primer concejala de San Isidro -Unidad Ciudadana- que salió de la Villa La Cava. Sigue viviendo allí, un hecho que le reconocen los vecinos del lugar.


Madre de cuatro hijas, ejerce la docencia -además de la concejalía- en el único colegio del barrio, el Santo Domingo Savio.


El patio de la casa de Fernanda fue convertido, hace más de ocho años, en un centro de apoyo barrial donde tres veces por semana se brinda apoyo escolar a los chicos de la escuela primaria, y viernes y sábados a los de secundario.


A ese gran espacio que se llama “Embarriarte”, y que pertenece al MTE, concurren unos 70 estudiantes a los que también se los ayuda con una merienda ya que en la villa La Cava, la más grande de San Isidro, el hambre hace tiempo ingresó para quedarse.


Estos son los “funcionarios piqueteros” que prometen no perder espacios en sus organizaciones sociales y colaborar con Alberto Fernández a buscar soluciones para los más necesitados, a los que dicen representar y comprender por ser parte de ellos.

Extraido de INFOBAE.COM

CH

Te puede interesar