El Estado no subastó 32 bienes de la corrupción y Alberto Fernández definirá su futuro

Judiciales 01 de diciembre de 2019 Por
Son 27 inmuebles, dos cocheras, una embarcación y un par de aviones de Lázaro Báez que fueron decomisados en la causa de los cuadernos de las coimas y la "Ruta del dinero K".
Ver galería coima
1 / 5 - - Una de las oficinas de Daniel Muñoz decomisadas por la Justicia.

El presidente electo, Alberto Fernández, tendrá una particular tarea a partir del 10 de diciembre: definir el futuro de 32 bienes decomisados en el marco de dos causas de corrupción que tocan de cerca a la que será su vicepresidenta, Cristina Kirchner.

Se trata de 27 propiedades, dos complejos de cocheras, un par de aviones y una embarcación que pertenecían a imputados en los expedientes de los cuadernos de las coimas y la denominada "Ruta del Dinero K" y que ahora integran el patrimonio estatal. Sin embargo, la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) no logró subastarlos y su futuro quedará en manos del próximo gobierno.

La mayoría de estos bienes fueron decomisados por orden del juez federal Claudio Bonadio y están vinculados a Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner y supuesto testaferro del expresidente. A la lista, se suman dos aviones del empresario Lázaro Báez, investigado por el supuesto lavado de US$ 60 millones entre 2010 y 2013.

Según pudo saber TN.com.ar de fuentes judiciales, el listado de bienes está compuesto por casas, estancias, departamentos, cocheras, aviones y una embarcación. Los inmuebles están distribuidos en la Ciudad de Buenos Aires; la provincia de Buenos Aires; Santa Cruz; Tierra del Fuego y Miami, Estados Unidos.

Pese a que en agosto pasado el gobierno de Mauricio Macri ordenó subastar de manera "inmediata" los bienes decomisados de la corrupción (decreto 598), la AABE no logró desprenderse de estos. La primera subasta estaba prevista para el 25 de octubre: un lujoso departamento en la calle Julieta Lantieri, en Puerto Madero, que pertenecía a Sergio Todisco, acusado de ser testaferro de Muñoz. Ante la falta de oferentes, el proceso quedo trunco.

Tras la derrota electoral de Juntos por el Cambio, el titular de la AABE, Ramón Lanús, suspendió el proceso de venta debido a la imposibilidad de lanzar una nueva subasta antes del 10 de diciembre. En este sentido, desde el organismo aclararon que las nuevas autoridades deberán respetar el decreto del presidente Mauricio Macri y poner a la venta los bienes. "Si quisieran cambiar de postura, necesitarán otro decreto", aseguraron a este medio. Durante la campaña, Fernández se mostró crítico de varios expedientes judiciales.

En los complejos de cocheras (con espacio para más de 100 autos) trabajan 12 personas, por lo que el juez Bonadio designó un veedor judicial para garantizar los puestos de trabajo. Uno de los estacionamientos está ubicado en Palermo (Malabia 1741) y el otro en Belgrano (Pedro Rivera 5763). Sus dueños eran Víctor Manzanares, histórico contador de los Kirchner, y Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner. Ambos fueron tasados en casi US$ 2.000.000 pero nunca se pusieron a la venta.

Entre las personas a las que les decomisaron bienes, se encuentra Carolina Pochetti, esposa de Muñoz. La mujer se arrepintió en la causa cuadernos y dijo que el juez Ariel Lijo cobró una coima de 10 millones de dólares para no investigarla a ella ni a su marido por lavado de dinero. El exsecretario de Néstor Kirchner murió en mayo de 2016, cuando su frente judicial recién comenzaba a complicarse.

La Justicia también decomisó la embarcación Sea Ray Cummins 410D, propiedad del financista Ernesto Clarens, arrepentido en la causa cuadernos. El propio imputado colaborador transmitió su conformidad al aceptar que adquirió el bien con dinero de la recaudación de las coimas a empresarios con contratos de obra pública durante el kirchnerismo.

Clarens también es dueño de un departamento en Miami, el inmueble Ocean Four, sobre la avenida Collins 17201, en la zona de Sunny Isles.

La AABE tampoco logró subastar dos aviones pertenecientes a la firma Top Air S.A., de Lázaro Báez. Se trata de un Rockwell Commander modelo 690 B matrícula LV MBY y un Learjet modelo 35A, número 418, matrícula LV-BPL.

Las aeronaves se encuentran en el aeropuerto de San Fernando a la espera de conocer su futuro: no funcionan y su reparación supera los 350 mil dólares. Su estado de preservación dista de ser el mejor.

Según estimaciones oficiales, los bienes suman un total de US$50 millones. En este sentido, la Justicia ordenó decomisar otros 12 bienes, pero sus dueños apelaron el proceso. El futuro de todos estos quedará en manos de las nuevas autoridades de la AABE, que serán designadas por Alberto Fernández.

TN

AO

Te puede interesar