El sector privado propone 21 medidas a Alberto Fernández para reactivar el consumo

Economía 09 de noviembre de 2019 Por
Consultados por Ámbito, dirigentes de distintos rubros –como supermercadistas y comercios pymes- plantearon distintas medidas que permitirían motorizar la economía, sin generar un efecto inflacionario.
consumo

Distintas alternativas para reactivar el consumo para “mejorar la vida cotidiana de la gente” – están siendo evaluadas por estos días por el presidente electo Alberto Fernández y su equipo económico. En este marco, Ámbito consultó a referentes de los principales sectores económicos sobre qué medidas debería implementar el próximo gobierno para incentivar la economía sin profundizar la espiral inflacionaria.
 
Acuerdo social y económico, mantener el cepo cambiario, reactivar el programa Ahora 12 y prorrogar la rebaja del IVA en alimentos, son algunas de las propuestas.
Supermercados
Yolanda Durán, la titular de la cámara empresarial que nuclea a los supermercados chinos, planteó:

-Firmar un “acuerdo social” en la que todos los sectores (primario, industrial y de comercio) se comprometan a no incrementar los precios.
-Impulsar canastas navideñas, baratas y surtidas, para que las familias “que están muy triste y nerviosa porque no saben que Fiestas les espera”.
-Establecer un acuerdo específico con el sector de los comodities (harina, aceite y azúcar, entre otras), con el objetivo de que el 50% de la producción sea destinada al mercado interno al precio local. “Los empresarios quieren ganar en dólares y por ende desatienden a los consumidores argentinos”, dijo.
-Mantener el cepo cambiario porque, con esta medida, se evita que se dispare el dólar, que –sabemos, aseguró Durán- impacta en el incremento de los precios.

Comercio minoristas
Desde la Cámara Argentina de Comercio y Servicio (CAC), indicaron a Ámbito que “si bien la demanda por consumo será satisfecha en el corto plazo sin generar mayor presión inflacionaria debido a la capacidad ociosa que hoy presenta la industria, no habría que perder de vista que, en el mediano y largo plazo, deberá haber mayor fomento a la inversión propiciando el crecimiento sostenido sin las distorsiones de precios observadas en el pasado”.

Para la CAC, las medidas que deberían impulsarse para la recuperación del consumo en el corto plazo son:

-Estabilizar la evolución de precios y reestablecer las expectativas y confianza del consumidor al evitar dilación en la toma de decisiones y que estas sean contunden y sostenibles.
-Ampliar Ahora 12, 3, 6 y 18 a más rubros manteniendo los diferenciales de tasa.
-Disminuir plazos de acreditación de las tarjetas de crédito y débito para abaratar los costos financieros asociados a los medios de pago, incluidos los medios de pago electrónico, para bajar el precio final del producto (a mayor precio, menor demanda).
-Disminuir los impuestos más distorsivos (por ejemplo Ingresos Brutos) que terminan impactando fuertemente en los precios finales y que forman parte del “costo argentino”.
-Prorrogar la rebaja de IVA para productos de la canasta básica.
-Reflotar programas sectoriales de estímulo al consumo (plan Cero Kilómetro, Semana de la Moda, etc.).
-Reestablecer la devolución general de IVA para las compras hechas con tarjetas de débito y crédito que no solo fomenta el consumo, sino, la bancarización de la economía.
-Incrementar el límite de devolución diferenciada de IVA para las compras realizadas por jubilados y receptores de Transferencias Monetarias del Gobierno.
-Disminuir las tasas de interés para incentivar los créditos al consumo.

PyMES
El vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Pedro Cascales, resaltó a Ámbito que “casi el 50% de todo lo que paga el consumidor es impuestos municipales, provinciales y nacionales; y que el 40% de la economía es informal” y propuso en base a ello:

-Orientar el consumo a través de pago con tarjeta de débito u otros instrumentos bancarizados de manera tal de premiar al comercio formal (y a través del comercio a toda la cadena formal de la economía) y al consumidor incentivarlo con devolución parcial del IVA de sus compras, lo que le generaría un ahorro.
-Impulsar planes de financiación Ahora 12 con tasas de interés promocionales, que ya demostraron ser un mecanismo que genera mayor actividad y consumo.
Jugueterías
Emmanuel Poletto, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, señaló como sugerencias:

-Reducir la tasa de interés del Programa Ahora 12 para potenciar la producción y el consumo de bienes locales, fiscalizando el correcto uso de este instrumento.
-Apoyar las campañas del sector tales como la “Noche de las Jugueterías” con promociones y descuentos aplicables a juguetes de fabricación nacional con bancos públicos como el Nación y Provincia.
Indumentaria
Desde la Fundación Protejer, indicaron que “el último período de la economía ha sido letal para la industria, principalmente porque se ha perdido el consumo y nuestro país como la inmensa mayoría de los países del mundo, sustentan su competitividad y producción en el mercado interno, para desde esa plataforma insertarse inteligentemente al mundo”.

Las propuestas de este sector son:

-Firmar un acuerdo económico y social donde estén representados los sindicatos, las empresas y el estado, de manera de dar previsibilidad a variables críticas (alimentos de primera necesidad, tarifas, salarios y rentabilidad, entre otros) que contengan la inflación con un techo razonable.
-Incentivar el consumo con Ahora 3, 6 y 12 con tasas preferenciales y en lo posible de un dígito.
-Ofrecer promociones con tarjetas de crédito, en un inicio con bancos nacionales y provinciales, para que luego se sumen los bancos privados.


PyMes industriales

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, habló de la necesidad de dinamizar el sector fabril con medidas de corto plazo que impongan un cambio en el rumbo económico, retorne la inversión y se vuelva a generar empleo privado y de calidad.

Entre muchas otras, se destacan las siguientes propuestas:

-Pesificar la energía dado que la dolarización en naftas y electricidad, provoca presión sobre la inflación de costos de las Pymes industriales; y su efecto en las góndolas en los productos de primera necesidad.
-Disminuir en forma significativa las obligaciones que deben afrontar las Pyme, ya que traen aparejados costos administrativos que son improductivos para el normal funcionamiento de la actividad que permitirá salir del ahogamiento que atraviesa la industria.

AO

Te puede interesar