Pasión por River y "avivada criolla": disparada de precios de pasajes a Lima por la final de la Libertadores

Deportes 07 de noviembre de 2019 Por
Noviembre es temporada baja en la capital de Perú, pero la demanda que produjo el cambio de sede del partido final de la Libertadores disparó los precios
river

La pasión por el fútbol rompe con cualquier ecuación económica. Tras conocerse este martes que la final de la Copa Libertadores de América se realizará en Lima, Perú, los pasajes aéreos hacia ese destino se incrementaron al menos un 100%, y con pocas chances de conectar con un vuelo directo desde Buenos Aires. Noviembre es temporada baja para viajar a Lima. Sin embargo, desde ayer noviembre se convirtió en temporada alta. El fútbol hizo una excepción esta vez.

Los vuelos que, por lo general, se ubican en torno a los u$s600 por un viaje ida y vuelta en temporada baja y comprado con cierta antelación pueden duplicarse y hasta casi triplicarse cuando el destino en cuestión es impactado por una determinación como la que tomó la Conmebol ante la necesidad de cambiar a Chile como escenario de la final entre River y Flamengo.

Noviembre es, justamente, un mes considerado de temporada baja para viajar hasta Perú. Las promociones de aéreos de estos días con motivo del Cybermonday daban cuenta de ello: los pasajes desde Buenos Aires tenían descuentos en torno al 15%, dependiendo de cada aerolínea, y noviembre era ofrecido como un mes económico para volar.

Hoy no es posible conseguir un vuelo a Lima por menos de u$s1.000, con suerte. El promedio se ubica en torno a los u$s1.200, aunque puede superar los u$s1.600 si se trata de un vuelo directo desde Buenos Aires. Si se sale de otras provincias, como Córdoba o Salta, podría conseguirse un mejor precio, aunque se debe sumar el tramo hacia ese destino.

a

Si una agencia o una aerolínea tenía alguna promoción para viajar en la fecha del partido a Lima, con el anuncio de la final de la Libertadores, ese cupo con descuento rápidamente se agotó. A partir de ahí se pasó a ofrecer los vuelos más caros. A esta altura ya superan con creces los $100.000, es decir, unos u$s1.500, como precio promedio.

Si el costo es un tema, también lo es la duración del vuelo. Hay escasez de viajes directos. La mayoría poseen una o dos escalas, lo que también complica la llegada a destino en tiempo y forma. Conseguir un pasaje directo, que demanda unas 4.30 horas para llegar hasta el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez es casi un imposible.

Los vuelos más económicos –los que rondan los u$s1.000 hoy- pueden durar hasta 28 horas, con lo que habría que salir el jueves 22 para llegar a tiempo a la final del sábado.

Es el clásico juego de la oferta y la demanda. Más solicitudes para ir hasta Lima a alentar a River, el precio es más alto. Es una constante en el mundo del fútbol. O, mejor dicho, es el precio que están dispuestos a pagar los fanáticos que quieren estar al lado de su equipo cueste lo que cueste.

a1

Una constante que suele verse con frecuencia en Brasil cada vez que se define una final entre equipos de ese país o con rivales de la región o de otro continente, según comentaron a iProfesional fuentes vinculadas con el sector aerocomercial.

Las tarifas de vuelos internacionales no están reguladas. Cada aerolínea puede cobrar lo que quiera más allá del juego de la oferta y la demanda. Se mueven mediante un gráfico de ocupación de asientos que se corresponde con una curva que, cuando pasa determinado nivel, el valor de la tarifa sube por avión.

a2
Si el avión se va llenando y la compañía aérea advierte que no es necesario bajar los precios, los mantiene hasta cubrir el vuelo rápidamente y poner otro. O decide subirlos hasta completarlo totalmente, más allá de que ya tenga cubierto el costo.

iProfesional

AO

Te puede interesar