Alberto se prepara para el debate y arma su discurso sobre corrupción

Política 19 de octubre de 2019 Por
Las encuestas que consulta el Frente de Todos lo muestran con una intención de voto del 54%
al

 
El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, se tomó un respiro de 48 horas para preparar los detalles del segundo debate presidencial, este domingo, que será el definitivo antes de las elecciones generales. 

Con encuestas que le vaticinan un triunfo holgadísimo y apoyado en el desempeño en el primer debate -que su equipo celebró como un triunfo-  Fernández recibió los documentos definitivos que le acercaron los integrantes de su equipo de campaña para elaborar las propuestas de cara al segundo debate presidencial.

"Está tranquilo. Igual que en el primer debate. Alberto se prepara solo y luego practica los tiempos con el equipo, pero nada más. La elaboración y las sorpresas corren por cuenta de él", le dijeron a BAE Negocios desde el equipo del candidato.

Uno de los temas que está incluido en la agenda del segundo debate es la transparencia, y se espera que el presidente Mauricio Macri salga a cuestionar a los gobiernos que encabezó Cristina Kirchner -compañera de fórmula de Fernández- por las causas en la que involucran a ex ministros y también a la ex presidenta.

"Alberto es crítico y fue crítico de la gestión anterior", señalan sus voceros. Y contraofertan: "¿Puede decir lo mismo alguien que tiene causas de corrupción desde hace años: contrabando de autopartes, procesamiento por escuchas ilegales, causa por favorecer a su familia en la causa por el acuerdo de deuda del Correo Argentino, el DNU para que el hermano pueda blanquear plata...", enumeran.

Números gruesos
Las encuestas que consulta el Frente de Todos y que se miran con atención en las oficinas de México al 300 son contundentes: Alberto obtendría una ventaja de entre 20 y 22 puntos sobre Mauricio Macri, según se tomen los números básicos o proyectados.

Una de esas encuestas, elaborada por la consultora Federico González y Asociados, señala que Fernández tiene una intención de voto de 49,9% que se estira a 52,3% si se proyectan los indecisos y alcanza al 54% sin computar los votos en blanco.

La encuesta se realizó luego del primer debate electoral y aparece un reflejo en la caída de intención de voto para Macri: en el sondeo, cae por debajo de los 30 puntos (29,2%) sin proyección de indecisos y sin quitar voto en blanco. Con las dos últimas variables alcanza 30,6% y 31,5 % respectivamente.

Esa tendencia indica que Fernández consigue consolidar y ampliar el respaldo del electorado, en tanto que Macri tiene dificultades para sostener el caudal de votos de las PASO, motivo por el cual su equipo de campaña ideó la campaña del #SiSePuede  que tuvo su última parada en Corrientes y la "Plaza del millón" del sábado en el Obelisco. Así, busca por lo menos, sostener el apoyo de un tercio del electorado, una especie de preparación para liderar la oposición después del 10 de diciembre, si se confirman los resultados que se pronostican.

AO

Te puede interesar